Morada especial es el lugar donde guardo a modo de cuaderno de campo las observaciones y sensaciones sobre naturaleza de Mi ojo morado. Ambos blogs se encuentran íntimamente relacionados.

Trepador azul (Sitta europaea)



Entre mis bosques, hay uno casi mágico que es  una dehesa de roble albar (Quercus petraea)  salpicada de roble negral (Quercus pyrenaica) con ejemplares de muchos cientos de años. Es una de las mejores dehesas que se conocen. Muchas veces me acerco a este rincón en la Sierra de la Demanda en Burgos y recorro cada centímetro. Se oyen los pájaros, pero resultan muy difíciles de atisbar. Cuando lo visito en los meses de abril y mayo es cuando más actividad hay, los pájaros están más afanosos bien emparejándose o recogiendo material para los nidos. Además a los árboles todavía les queda un poco para que su follaje cubra sus ramas.

Si te quedas quieto en mitad del bosque es fácil ver algún pájaro que vuela bajo, hacia el tronco del árbol, luego se le ve que va subiendo por el tronco, poco a poco. Este comportamiento hace que piense en que pueda ser bien el agateador común o el trepador azul. De los dos he visto en este mágico bosque, aunque últimamente con más frecuencia al trepador azul. El trepador es capaz de subir y bajar por el tronco y tiene un aspecto inconfundible, con ese antifaz en su carita y su pico tan largo. A veces mete ruido, porque igual coge por ejemplo una bellota, y la golpea una y otra vez con el pico contra el árbol para comerla, es un ruido de golpeo que puede asemejar al de los carpinteros, pero son diferentes. Si se encuentra en este bosque es por la antigüedad del mismo, ya que suele aprovechar nidos abandonados de los picos carpinteros para acomodarlos para criar.
Trepador azul (Sitta europaea)
Trepador azul (Sitta europaea)
Si no ha sido el trepador azul y ves al otro pájaro que sube, y que nunca baja por el tronco, es el agateador, se mimetiza mucho con los troncos de estos robles y además es difícil distinguir el agateador norteño del común, son muy parecidos y además no paran quietos en su progresión. Cuando se le acaba un árbol se va a otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario